En este momento no ofrecemos becas ni subsidios para los programas de certificación.


Dicho esto, mantenemos nuestras cuotas de certificación muy bajas, especialmente comparadas con otros programas de certificación de modalidad de sanación energética. Esto se debe a que queremos asegurarnos de que cualquier persona puede permitirse el lujo de certificarse en el Código de Emociones y continuar ayudando a otros en todo el mundo. 


Convertirse en un Practicante Certificado de Código de Emoción (CECP) ha comenzado recientemente a abrir muchas puertas para la gente en todo el mundo en estos tiempos difíciles. Creo que la decisión de seguir adelante y completar la certificación valdrá más que la pena.